Bodegas Menade, S.L.

Bodegas

Rueda

Bodegas Menade, S.L.

Bodegas Menade, S.L.

Desde el año 2005 en Bodegas Menade, Alejandra, Marco y Richard Sanz han llevado a su máximo el amor que sienten por la uva verdejo, por los suelos, la climatología de la zona de Rueda y  por la biodiversidad del viñedo.

Los vinos de Menade se apartan de la tónica general de Rueda y son un paso más allá de la etiqueta ‘ecológico’. En el viñedo conjugan tradición y tecnología para mimar las cepas. Se trata de buscar una alianza con el entorno para aprovechar los recursos que éste les brinda, cuidar el viñedo como lo habrían hecho sus antepasados. Sustituyen los tratamientos químicos por otros naturales, como infusiones de plantas (ortigas, canela…) o suero de leche, que son más respetuosos con el suelo, la vid, las levaduras y el suelo.

Lejos de ser enemigos, los insectos que pueblan el viñedo de Menade son fieles aliados para la prevención de plagas. Primero los atraen con extractos aromáticos para que actúen como depredadores y después los dejan descansar en sus ‘hoteles’, unos jardines de polinización repletos de plantas aromáticas donde insectos y reptiles viven en armonía.

El trabajo respetuoso en la viña se complementa con la filosofía de una mínima intervención durante el proceso de elaboración en la bodega. La fermentación se desarrolla con levaduras naturales, dotando a los vinos de la particular personalidad de cada añada, después realizan una crianza sobre sus lías unos meses.

En la actualidad, países como Alemania, Suiza o Inglaterra son fieles seguidores de Menade, aunque cada vez cuentan con más adeptos es España, consumidores que buscan un verdejo  singular, sin artificios. El buen hacer se ha visto reflejado en los diversos reconocimientos obtenidos, donde destacan los 87 y 91 puntos Parker para Menade 2013 y V3 2012, respectivamente; o los 90 y 93 puntos otorgados por la Guía Peñín a estos mismos vinos.

Además de Menade verdejo, V3 (verdejo criado en barricas, procedente de viñas prefiloxéricas), Nosso, sauvignon y dulce, los hermanos Sanz también producen el aceite de oliva virgen extra AEVA, de olivos situados en Rodilana; y la cerveza La Burra, elaborada con malta de trigo, cebada y copo de avena ecológicos e infusión de piña verde piñonera. Sus “locuras sabrosas”.