A caballo, a pie o en bicicleta. Conoce la historia del verdejo de una manera diferente

P

ara el viajero ávido de nuevos descubrimientos, para el curioso incansable que no se conforma con un solo punto de vista o para el que busca razones para volver una y otra vez. Para todos ellos, hoy proponemos una manera diferente de conocer la Ruta del Vino de Rueda. Entre tierras en las que el verde de la vid conviven con cultivos de cereal y arboledas multicolores, y entre pueblos en los que el patrimonio natural se confunde con el histórico y cultural, hoy trazamos un singular caminos para vivir el vino en la Tierra del Verdejo:

A caballo, a pie o en bicicleta, siente la Ruta bajo tus pies.

La Ruta Ecuestre, Senderista y Cicloturista de la Ruta del Vino de Rueda (IE-050 – PRC-VA 34) es el primer itinerario homologado que une estas tres disciplinas deportivas al mundo del vino en España. Con un recorrido de 40 kilómetros, esta Ruta conecta a tres pueblos vinícolas por excelencia incluyendo a su paso numerosos e interesantes atractivos turísticos: Medina del Campo, Rueda y La Seca.

Al amanecer, acompañando nuestros pasos por el frescor del rocío, al atardecer, a lomos de un caballo, o a cualquier hora del día, subidos sobre dos ruedas sintiendo como el viento acaricia nuestra cara, este itinerario va abriéndose a nuestro paso para dejarnos ver la riqueza vinícola,  patrimonial y paisajística de la Ruta. Y lo hace mostrándonos la libertad que se siente cuando es el viajero quien elige su camino, quien decide cual es el siguiente paso sin urgencia alguna.

Patrimonio histórico en Tierra de Reyes

Con Medina del Campo como punto de partida descubriremos el legado histórico de la Ruta. La vida de Isabel La Católica, Carlos V, Simón Ruiz, los comuneros,… se refleja en expresiones arquitectónicas de la talla del Castillo de la Mot,a en posición privilegiada, y edificios que guardan en su interior miles de relatos vividos, como el Palacio Real Testamentario, el Museo de las Ferias o el mercado de abastos más antiguo de abastos, las Reales Carnicerías.

Este es, además, un buen lugar donde retomar fuerzas con un sabroso lechazo asado, tan típico en esta tierra, y abastecerse de lo necesario para continuar el camino al ser centro comercial de la comarca.

Rueda, nombre de vino

Ya a la salida de la villa empezaremos a respirar el aire fresco que la naturaleza nos regala encontrando tras cada suave y sinuosa colina, un paisaje que nos acompañará durante todo el recorrido y que estará protagonizado por viñedos –principalmente de verdejo- en sus diferentes formas y acompañado por tierras de cereal y pinar, donde habita la rica fauna local.

A nuestra llegada a Rueda encontraremos un pueblo en el que el vino es una forma de vida. Sede del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Rueda, es el lugar ideal para empaparse de la historia y la cultura del vino –principalmente blanco, aunque también encontraremos excelentes tintos-, elaborado en esta zona desde hace siglos. Sus viñedos, sus calles, los bares habituales de los paisanos, las tiendas gourmet y vinotecas, los restaurantes tradicionales, todos ellos tienen el vino entre sus pilares. Incluso su patrimonio religioso es un fiel reflejo de siglos de elaboración vinícola, como la ermita del Cristo de la Cuba que, dicen, fue construida gracias a la aportación de viticultores y bodegueros, sin olvidar la imponente iglesia de Ntra. Señora de Asunción, en cuyo interior se conservan numerosas muestras vinateras.

El vino entendido desde el origen

La siguiente parada a poco más de 5 kilómetros nos lleva hasta La Seca, pueblo vinícola por excelencia. En él, el amor por el viñedo se transmite de generación en generación y no es raro ver a abuelos y nietos trabajando mano a mano en esa viña con nombre y apellidos. Uno de los pueblos con mayor superficie de viñedo de Castilla y León y uno de los que mayor número de bodegas alberga en la Ruta, junto a Rueda.

Tanto en uno como en el otro, el viajero winelover encontrará opciones para todos los gustos. Bodegas de vanguardia, que han sabido poner la tecnología y la innovación al servicio del vino, bodegas familiares, en las que sabiduría adquirida de generación en generación se actualiza con mentes jóvenes y despiertas, bodegas subterráneas, un tesoro oculto bajo nuestros pies que durante siglos fue LA CASA DEL VINO… todo un catálogo de propuestas que, seguro, enamorarán a  sus visitantes y les unirán a esta tierra vinícola para siempre.

Por el camino, siempre es obligado parar, bajarse de la bici o el caballo y dejar la mochila a un lado para tomar aire, respirar hondo y descubrir las vistas que nos regala la naturaleza. Cuando uno se detiene por un segundo y se da cuenta de que el ruido, el estrés y las preocupaciones han desaparecido sólo le queda tomar una copa de vino y brindar porque ha encontrado su camino.

Para más información, lee el post sobre Bodegas visitables en Rueda.

 

Donde Dormir

Medina del Campo
Hotel Villa de Feria
Rueda
Casa Rural Villa Calera
La Casona de la Tía Victoria 
Hotel Rural La Viña de Rueda
La Seca
Casa Rural ‘La Seca Cuna del Rueda’

Donde Comer

Medina del Campo
Bar Geli
Bar Lisboa
Restaurante La Mejillonera
Restaurante Villa de Ferias
Rueda
Restaurante La Viña de Rueda
Restaurante Posada El Foro